Seleccionar página
Ayudanos a compartir el contenido...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Las máquinas de coser industriales tienen numerosas diferencias con respecto a las domésticas.

Aunque en esencia guardan muchas similitudes, lo cierto es que hay un gran salto entre las prestaciones que ofrecen unas y otras.

Aquí te mostramos a grandes rasgos qué es lo que las une y, sobre todo, qué es lo que las separa.

Forma parecida pero tamaño mucho mayor

Los elementos que componen las máquinas de coser domésticas son más o menos los mismos que conforman una industrial: prensatelas, porta hilos, reguladores, aguja, placa de aguja, etc.

Sin embargo, el tamaño de ellos y del conjunto de la máquina es mayor en el caso de las industriales, pues a menudo también deben trabajar telas más gruesas o piezas grandes.

Mayor nivel de automatización

Las máquinas de coser industriales pueden llegar a tener un desarrollo informático mayor, en algunos casos con pantallas táctiles que guían al usuario durante su trabajo.

Por ello, los niveles de automatización de los procesos también suelen ser mayores, no solo directamente en el momento de la costura sino en otras fases anteriores como el de tensar el hilo y enhebrarlo.

En muchos casos se pueden modificar y actualizar sus funciones mediante nuevo software.

Mayor velocidad de procesamiento

No hay que olvidar que las máquinas de coser industriales se utilizan en talleres y fábricas que deben dar salida a un gran número de prendas, piezas y tejidos, por lo que la velocidad juega un papel fundamental en estos aparatos.

La velocidad de procesamiento va unido al nivel de automatización de estas máquinas, con el fin de mejorar la productividad del centro de trabajo.

Mayor versatilidad y precisión para realizar distintos trabajos

Muchas máquinas de coser industriales se caracterizan por su gran versatilidad: son capaces de trabajar sobre tejidos muy diversos y aplicar con éxito numerosos patrones.

Y todo ello con la máxima precisión de puntada, algo que en estos modelos no está reñido con la gran velocidad de trabajo.

Mayor especialización según la función

Sin embargo, aunque encontramos máquinas muy versátiles y completas, la gran tendencia a nivel industrial es la especialización: máquinas de coser que realizan un determinado tipo de trabajo, de forma extraordinariamente precisa y rápida.

Es el caso de las máquinas bordadoras, las de triple arrastre, las Overlock/remalladoras/rematadoras, las recubridoras de 2-3 agujas, las cosedoras de sacos y otras muchas más.

Reparaciones a cargo de servicios técnicos profesionales

Al tratarse de maquinaria muy específica, los componentes para el recambio son más difíciles de encontrar en el mercado.

De hecho, las labores de mantenimiento y reparación las deben llevar a cabo profesionales del servicio técnico de cada marca o especialistas del sector.

Mayor coste de las máquinas de coser industriales

Como puede deducirse de todo lo anterior, las máquinas de costura industriales son más caras que las domésticas, pero su coste se considera ampliamente amortizado por la venta de las prendas o piezas de costura que éstas generan.

No ocurre así con muchas máquinas de coser, que no tienen por qué ser elegidas según conceptos empresariales como el retorno de la inversión.

Muchas marcas de máquinas de coser industriales son las mismas que las que fabrican las domésticas, como es el caso de Alfa, mientras

que otras se orientan más exclusivamente al segmento profesional, como Feiyue, Foxsew o Juki.

Por todo lo comentado anteriormente, las máquinas de coser industriales no son las más adecuadas para uso en casa.

Las domésticas son más baratas y más manejables, pues la mayoría de ellas son portátiles, proporcionando las prestaciones suficientes para llevar a cabo arreglos cotidianos o producción personal.

Muchas de ellas ya las hemos mencionado en esta web, como la SINGER 2250 Tradition o la Alfa NEXT30 SPRING.

Ayudanos a compartir el contenido...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter